• InnoAgro

IMS Pesaje desarrolla un aportador de agua perimetral que contribuye a mejorar la calidad del AOVE

El aportador de agua perimetral para la centrífuga horizontal desarrollado y fabricado por la empresa IMS Pesaje -protegido mediante la patente ES 1 227 769 U- se centra en la optimización del proceso de extracción del aceite de oliva, contribuyendo a una mejora de las cualidades y características químicas y organolépticas del producto. Para ello, el equipo de Juan Vilar Consultores Estratégicos ha llevado a cabo un ensayo con objeto de evaluar la eficacia y eficiencia en términos cuantitativos, cualitativos y económicos derivados de su uso.


Acoplado a la tubería de alimentación del decánter, el aportador de agua perimetral desarrollado por IMS Pesaje es un cuerpo tubular en el que están establecidas una serie de conducciones internas que impiden la penetración del agua en el interior del núcleo de masa, salvando las emulsiones por inyección, las mezclas y los lavados. Así, el agua es inyectada de un modo perimetral, evitando emulsiones indeseadas debidas a la presión del chorro directo de agua y ayudando a la estabilidad de la máquina en el proceso de separación por las fuerzas centrífugas generadas en el interior del tambor. De este modo consigue hacer de pantalla para que las partículas de menor densidad alcancen la superficie interna del tambor, evitando que las mismas se mezclen con las de mayor densidad y se pierdan por la salida de los sólidos.

Para valorar su eficacia y eficiencia -tanto cualitativa como cuantitativamente- en el proceso de extracción del aceite de oliva, la empresa Juan Vilar Consultores Estratégicos, S.L. ha llevado a cabo un ensayo en dos almazaras de la provincia de Jaén, S.C.A. Santa Eulalia (Úbeda) y S.C.A. Domingo Solís (Martos. El laboratorio encargado del análisis de las muestras fue Olivarum, de la Fundación Caja Rural de Jaén, certificado por ENAC.


Dado que el aportador de agua perimetral ya estaba instalado en ambas almazaras, en el ensayo se fijaron diferentes regímenes de trabajo en los que fluctuase la capacidad e intensidad del decánter, con el uso del aportador de agua y sin él. Las variables analizadas en el ensayo fueron el agotamiento de los orujos - determinándose la cantidad porcentual de grasa en el orujo y el nivel de humedad extraído del decánter para cada régimen de trabajo- y los parámetros cualitativos y organolépticos del aceite, tales como la acidez y el contenido en ésteres etílicos. Cada una de las muestras se identificó de manera individual a partir de una codificación que no afectara a su identidad y garantizase el anonimato de la misma para su correcto análisis en laboratorio.



Conclusiones


De los resultados obtenidos se dedujo que el uso del aportador de agua perimetral en la centrífuga horizontal mejora la extractabilidad del proceso de valor medio en un 0,32% de grasa en la primera extracción, lo que se traduce en un aumento de la cantidad de aceite de calidad en bodega. Si además las condiciones de trabajo son óptimas, con el decánter trabajando al 55-80% de su capacidad nominal, el agotamiento del orujo mejora en un 0,55%.

Si atendemos a la calidad, se aprecia una mejora de las características químicas del aceite obtenido en términos de acidez (0,02º de promedio) y ésteres etílicos (1,62 mg/kg.). Del mismo modo, el contenido en polifenoles totales, el de hidroxitirosol y tirosol y la estabilidad oxidativa del aceite se vieron igualmente favorecidos por el empleo del aportador de agua perimetral durante la extracción. El impacto económico que puede generar en el sector, en función de los diferentes escenarios estudiados, y considerando la inversión del mismo y su retorno, implica un beneficio medio de 1,2 céntimos de euro por kilogramo de aceituna molturada, según las cotizaciones de las últimas cinco campañas. Así, en una almazara que molturase 40 millones de kilos de aceituna dicho importe alcanzaría los 480.000 euros gracias a la optimización lograda por el uso del aportador de agua perimetral.


Fuente: Mercacei.


100 visualizaciones